Francisco Martín García

Marketing I Publicidad I Comunicación

Guía básica para crear aplicaciones de éxito

El mercado de las aplicaciones no deja de crecer y crecer. Desarrollar una aplicación es teóricamente fácil, cada vez más son las herramientas que lanzan las compañías para simplificar su concepción, pero destacar por encima de las demás es otra historia. Los tiempos en los que un desarrollador independiente podía competir contra los grandes estudios son agua pasada, ya no vale con ser el primero.

Es un largo proceso pero está bien definido, siguiendo esta guía tu aplicación estará más cerca del éxito que de otra cosa. Es importante tener una buena conceptualización, diseño, plan de marketing y monetización. Las expectativas de los usuarios en un mercado tan saturado son altas, y para satisfacerlas tendremos que desarrollar un producto rápido, bonito, útil y sencillo.

Idea

Las buenas ideas surgen de repente, no se buscan. Cuando más nómadas seamos más perspectiva tendremos de la sociedad, y de sus necesidades. Expandir nuestros horizontes dirían algunos. Que sea original no significa forzosamente que sea sinónimo de éxito, para ello también debe existir un público que la demande. De ahí la importancia de estudiar y analizar las necesidades y motivaciones del mercado.

Una vez tengamos la certeza de que existe una necesidad por parte del público y que esta soluciona un problema repetitivo, podremos centrarnos en el diseño, pues cada tipo de aplicación (base de datos, videojuego, comercio, comunicación, etc) definirá todo lo que viene a continuación.

Diseño

El diseño de las aplicaciones es fundamental. No será la primera vez, ni la última, que hemos visto competir en un mismo mercado a dos aplicaciones, saliendo como ganadora aquella que se adaptado a lo que demandan las tendencias actuales en cuanto a diseño se refiere. Buen ejemplo de ello es Wallapop , cero fricción, diseño moderno, y pequeños detalles que imprimen una personalidad propia a la app.

La clara tendencia actual del diseño gira en torno al flat design: líneas claras, diáfano, modelo en cuadrícula y minimalista. Una estética que llevaron al mercado marcas como Microsoft o Apple, siendo esta última la que más éxito cosechó entre los estudios de diseño.

Las aplicaciones atractivas venden más, se utilizan durante más tiempo y están mejor valoradas, siendo el icono la parte principal sobre el que gire todo lo demás. Un icono que a de ser descriptivo, sencillo y fácil de recordar. Un punto importante a tener en cuenta es el tamaño de nuestros dispositivos. Cada vez interactuamos con pantallas más grandes que no solo hacen nuestros smartphones o tabletas más voluminosos, sino que modifican nuestra forma de usarlos. Si hasta ahora el usuario podía utilizar su dispositivo con una sola mano, ahora debemos utilizar las dos, con todo lo que ello significa.

ipadpro

Es importante recibir el feedback e interactuar con nuestro público potencial desde el primer momento, así, podremos realizar pequeños cambios en nuestra idea en lugar de grandes al final de proyecto, lo que nos causará grandes quebraderos de cabeza.

Desarrollo

Manos a la obra, tenemos las herramientas necesarias, pero en qué plataforma empezamos a construir. Tenemos que evaluar los pros y contras de cada sistema operativo, decidir si nuestra app será multiplataforma o nos centraremos en uno dependiendo de nuestro público objetivo y la cuota de mercado.

Por un lado tenemos Android, el sistema operativo de Google es el más utilizado en el mundo, aunque muy fragmentado. Por otro Apple, líder indiscutible en el mercado de las tablets y una plataforma que te asegura que tus apps funcionarán a la perfección si cumples con los requisitos. Por debajo tenemos a Windows Mobile, Firefox OS, etc.

Independientemente de la plataforma que escojamos, la seguridad a de ser parte vital en el desarrollo de nuestra app. Una faceta olvidada por muchos es clave para conseguir la confianza de nuestros usuarios, que depositan su información privada y personal en nuestras creaciones. Una información que debemos proteger a toda costa.

También es importante eliminar cualquier tipo de barrera, cuanta menos fricción mejor. Para conocer a nuestro público los campos esenciales son el de email + password, nada de tarjetas de crédito desde el primer momento o información personal a la que no daremos uso. Lo único que provocará es que perdamos miles de usuarios tras la descarga.

Lanzamiento

Hemos acabado nuestro trabajo, es hora de que vea la luz. Con millones de aplicaciones disponibles en el mundo, si nuestro producto no se encuentra en la lista principal de recomendaciones de cada plataforma será casi invisible para los consumidores.

De nada sirve lograr tener un buen producto si no lo acompañamos con una potente campaña de marketing, un plan de comunicación a medida que haya acompañado a la aplicación desde sus primeros bocetos, y no solo al final del todo. Ya sea mediante una página web, redes sociales o comunicados de prensa, debemos establecer una estrategia global.

También es una buena idea crear grupos de usuarios avanzados que traten nuestra aplicación a modo de early adopters antes de que llegue a manos del público general. Así recogemos un feedback importantísimo y comenzamos a generar un boca a boca entre los usuarios.

Monetización

Buena idea, buen diseño, buen producto y una buena campaña de lanzamiento. Es la hora de tomar la decisión de futuro, queremos una app gratuita o monetizarla de alguna manera, ya sea mediante ingresos por publicidad, modelo freemium o directamente de pago para un target específico.

surfacepro4

La opción más extendida y con la que lograremos el éxito, que de eso trata esta guía, es la de monetización a través de la publicidad. Compañías como Appodeal, una startup en pleno proceso de expansión y nominada a mejor herramienta de monetización, ofrece una solución inteligente que aporta grandes ventajas. Ofrecen el eCPM más alto por varios motivos: al trabajar con datos enriquecidos el soporte es más atractivo y la segmentación de usuarios más afinada, es decir, ofreceremos a los usuarios lo que les interesa ver y eso repercutirá en unos mayores ingresos para el desarrollador. Por otra parte incorpora un sistema que controla que el anunciante pague realmente por lo pujado, y no por un valor ínfimamente superior a la segunda mejor oferta.

Con todos estos pasos ya tenemos el recorrido necesario para triunfar con nuestras apps, recordar que cada uno de ellos es tan importante como el otro, y no debemos descuidar ni dejar nada a la improvisación. Si la base es sólida, con el tiempo, todo llegará. Instagram no se desarrolló en un día.

Artículo original escrito por Francisco Martín García publicado en Hipertextual.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *